Peque Genios en las redes sociales

Muchas mamás y papás suelen utilizar los premios y las recompensas para promover actitudes y comportamientos en sus hijos, así como el desarrollo de nuevas habilidades en ellos. No se puede recompensar a la ligera, no se pueden usar los premios para todo, sino los niños lo entenderán como algo habitual y exigirán su premio siempre que hagan algo correcto. Hay ciertas reglas del hogar  y comportamientos que podemos mantener sin necesidad de tener que premiarlos.

Las recompensas son importantes cuando tu hijo está intentando desarrollar una nueva habilidad o cuando quieres fomentar y reforzar un cambio de comportamiento positivo. En esta labor, las tablas de recompensas nos pueden resultar muy útiles.

¿Cómo usar las tablas de recompensas?

El primer paso es diseñar la tabla. Aquí te dejamos algunas ideas que te pueden servir de ayuda para elegir el formato. Es importante colocar la tabla en un lugar visible para que el niño vea cómo va evolucionando y cuántos puntos lleva hasta el momento. Podemos utilizar imágenes y dibujos para representar las ideas, así el pequeño podrá interpretar sólo la tabla sin necesidad de un adulto.

Iremos señalando los puntos obtenidos con pegatinas de colores o chinchetas. Con los niños más pequeños es mejor usar puntos más simbólicos, como por ejemplo, dibujar caritas sonrientes o tristes dependiendo de su comportamiento.

Siempre es mejor ponerles retos pequeños que ellos entiendan y puedan abarcar, así el aprendizaje será mas efectivo. De el mismo modo, debemos comenzar por las conductas que sean más fáciles de resolver para motivar al niño.

A la hora de decidir cuáles van a ser los premios, una buena idea es elegirlos con ellos. Se puede hacer una lista con las cosas que más les gusten. Las recompensas no tienen porque ser sólo materiales, se les puede premiar con actividades al aire libre como pasear en bici, ver su película favorita o jugar un rato con el ordenador o la tablet.

¿Cuáles son los beneficios de la tabla de recompensas?

Gracias a las tablas de recompensas trabajamos el refuerzo positivo: en vez de castigar constantemente al niño por su mal comportamiento, la idea es darle la vuelta a esta manera de proceder y premiar sus esfuerzos y logros. Además con esta técnica nuestro hijo irá asumiendo pequeñas responsabilidades que le ayudarán a ganar independencia y autonomía. Actividades cotidianas como recoger sus juguetes, comer bien, hacer los deberes del cole, lavarse los dientes o colaborar en las tareas de casa. Es un importante estímulo para los niños.

La tabla de recompensa es un buen instrumento para reforzar de forma positiva los logros y las buenas actitudes de los niños. Con ellas evitaremos estar regañándoles y castigándoles siempre y los motivaremos a hacer cada vez las cosas mejor.

Sobre El Autor

Judith Vidacal es periodista. Tambien es una enamorada del deporte y de sacar a su adorable “Queco” a dar un paseo siempre que puede. Además tiene un talento especial para los niños.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.